GRANADA (Punica Granatum)

Este pequeño árbol originario de Persia fue cultivado en toda la región Mediterránea desde la antigüedad, estuvo presente en los jardines colgantes de Babilonia, y se apreciaba tanto por sus bonitas flores como por las propiedades nutritivas y medicinales de sus frutos. Se consumían para fortalecer el organismo y eran muy populares entre los guerreros.

Actualmente la granada se considera una de las “superfrutas” por su gran aporte de antioxidantes, polifenoles, potasio, calcio, magnesio y vitamina C, se recomienda para prevenir ciertos tipos de cáncer y aumentar la resistencia muscular.

El aceite extraído de sus semillas es un tratamiento muy recomendado para una piel apagada, con manchas y aspecto cansado. Contiene ácido punícico, flavonoides y otros ácidos grasos que ayudan a limpiar y a nutrir, luchan contra las manchas y los radicales libres.

Aporta fuerza y elasticidad a la piel, mejora el tono y previene el envejecimiento prematuro gracias a su gran aporte de antioxidantes. Por su contenido en fitoestrógenos es uno de los productos imprescindibles para la piel madura.

Es un aceite reparador para una piel castigada por el sol o sequedad ambiental, suaviza y previene arrugas.

En Spa Garden Bio usamos únicamente el aceite de las semillas de granada seleccionadas, extraído mediante métodos artesanales, sin someterlo a procesos químicos ni altas temperaturas, para conservar todas sus propiedades. Todos los procesos se desarrollan bajo la vigilancia de una certificación bio para garantizar que en ningún momento haya estado en contacto con pesticidas, insecticidas u otras sustancias que podrían alterar su equilibrio natural.

Productos Spa Graden Bio que contienen el aceite de granada:

Aceite orgánico regenerante para cuerpo y cabello “Caricias de baobab”. Tacto seco.

Aceite orgánico regenerante facial. Tacto seco.

Pin It on Pinterest